CumSocial

Tiempos de Pueblos

Compartimos la opinión de Noelia Naranjo (Movimiento de Participación Estudiantil) sobre la Cumbre Social realizada en Mendoza.

Desde el 2006, se acostumbraba a realizar la Cumbre Social en el marco de las reuniones del MERCOSUR. Este año, cancillería dispuso que las condiciones no estaban dadas para poder garantizarla. Al contrario de lo que se esperaba, las organizaciones sociales entendieron que por el proceso que está viviendo América Latina era imperioso no sólo reunirse sino que poder encarar instancias de discusión, debate y organización por parte de las organizaciones sociales en lo que respecta a los desafíos que enfrentamos como pueblo frente al avance de la derecha.

Así es que, la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo fue el escenario de la ahora denominada CUMBRE DE LOS PUEBLOS. Alrededor de mil compañeros de distintas organizaciones sociales y políticas de Mendoza, de otras provincias y también de los hermanos países de América Latina se hicieron presentes.

La jornada se inició con una breve bienvenida de parte de quienes estuvieron al frente de la organización y coordinando el gran trabajo de las diferentes organizaciones. Sumándose además los compañeros de Venezuela, Paraguay, Bolivia, Brasil y Uruguay.

Avelina Alonso (CONADU – SIDUNCU) remarcó la importancia de la concreción de la cumbre, que es la de los pueblos, como contraposición a la reunión de presidentes que se realizó en paralelo. Por su parte Oscar Laborde, diputado del Parlasur ”Es muy sintomático lo que sucede con nuestros pueblos y es muy natural que estas sean dos cumbres enfrentadas, vamos a ver cómo nos organizamos para detener los avances de esas políticas conservadoras y cómo volvemos en algunos países a ser gobierno con un contenido popular ”.

Es una cumbre que dice “Fora Temer fuerza Lula” y que apoya inclaudicablemente al pueblo venezolano. Una cumbre que nombra presidentas honorarias a Milagro Salas líder de la organización social Tupac Amaru y Nélida Roja, y denuncia la arbitrariedad de la justicia argentina.

Una cumbre que debatió alrededor de cuatro ejes, el primero es la construcción de la soberanía regional en el contexto global, el segundo es la nueva institucionalidad que permita enfrentar el neoliberalismo en Sudamérica, el tercero es una inserción regional contra el libre comercio y en el cuarto el tipo de organización de los movimientos sociales.” Y que fue capaz de realizar síntesis sobre aspectos y desafíos fundamentales que nos depara el actual momento latinoamericano y mundial.

Hacia adelante, lo que nos queda, es poder canalizar esa concurrencia en organización, en lucha en la calles cada vez que así fuera necesario.

Y convencidos, tal como lo afirmara Evo Morales, “Ya no estamos en tiempo de imperios, son tiempos de pueblos…”