Siduncu_Comunicados

Nuestra profundización del plan de lucha es el no inicio del 2° cuatrimestre

En respuesta a numerosas consultas en torno a la continuidad del plan de lucha que lleva adelante el Sindicato de Docentes de la Universidad Nacional de Cuyo, SiDUNCU, informamos que la decisión tomada frente al intencional estancamiento de la paritaria nacional que ha provocado el Ministerio de Educación de la Nación es no comenzar las actividades en el segundo cuatrimestre.

Esta determinación es resultado del plebiscito que los sindicatos de base de la Federación de Docentes Universitarios, CONADU, realizamos la semana pasada en todas las universidades nacionales, y que se expresó de forma contundente en dicho sentido, promediando el 85% nacional.

A partir de esto, y respecto de las dudas sobre la realización de las mesas de exámenes, cabe destacar que nuestra organización no tiene previstas acciones que lleven a la suspensión del primer turno de julio. Esta decisión, además de respetar el resultado del escrutinio (que sólo pedía opinión sobre el inicio o no de clases para el segundo cuatrimestre), se fundamenta en entender que el llamado a no tomar exámenes formulado en los últimos días, aún cuando es una medida legítima, ha sido apresurada y creemos que necesita ser trabajada con fuerza en todas las unidades académicas. Sólo de esta manera sus efectos serán contundentes y no expondrán, innecesariamente, a compañeras y compañeros docentes de sólo algunas facultades y colegios.

Además consideramos que, en la disputa actual, el tema del salario docente es muy importante pero hay que abordarlo como parte de un conflicto más amplio: la defensa de la Educación Pública y Gratuita, y del sentido de una Universidad crítica y con compromiso social. Esto exige coordinación y unidad en la acción por parte de todos los claustros. Por ello es que invitamos a cada uno de los sectores a profundizar el plan de lucha con el no inicio del segundo cuatrimestre. Asimismo, no descartamos la afectación de mesas futuras como medida de fuerza trabajada a conciencia, con tiempo y como expresión de unidad de toda la comunidad educativa.